Páginas

viernes, 21 de octubre de 2011

¿Te cuesta decir gracias?


Incapaces de expresar abiertamente una emoción. ¿Cuáles son las causas de este comportamiento ?
La cortesía, en general, nos libra de mayores males ,por eso es importante practicarla con asiduidad. 
Sin embargo, hay personas que parecen incapaces de someterse a este ejercicio. 
No es la palabra en sí lo que  cuesta pronunciar, sino lo que implica: que se necesite al otro para hacer algo, que su opinión ha sido mejor que la mía o que estoy en deuda con otra persona”, la actitud de las personas que no dan las gracias puede deberse a varios factores: 


Una gran timidez
A veces, las personas muy tímidas rozan, sin quererlo, la mala educación. A las personas que se sienten bloqueadas por la vergüenza ,cuando esto ocurre  por una absoluta falta de confianza en sí mismas “hay que ayudarles a que vayan admitiendo sus cualidades de forma progresiva, comenzando por evocar aquellas que tengan mejor asumidas para, poco a poco, ir reforzando su autoestima”.
Hay que corregir el exceso de humildad y saber expresar con naturalidad lo que nos hace ilusión.
Demasiados mimos en la infancia
Algunas personas no conceden ningún valor a lo que se les da porque están convencidos de que todo les es debido.  Se trata de personas muy exigentes con los demás y consigo mismas que interpretan las felicitaciones como algo fuera de lugar. Por este motivo, se muestran prepotentes y no suelen dar nunca las gracias.
Rehuir las responsabilidades
La tesitura de tener que devolver o reembolsar alguna cosa, aunque sólo sea simbólicamente, es algo que algunas personas no soportan, llegando a vivir este tipo de situaciones con violencia. Ante estas angustias, lo mejor es mostrarnos firmes y saber promocionarnos, haciendo ver a estas personas los esfuerzos y el tiempo que nos ha llevado realizar lo que hemos hecho por ellos y que mereceríamos una recompensa.
Desconfiar del otro
La dificultad a la hora de dar las gracias es, con mucha frecuencia, la expresión de una gran desconfianza. Lamentablemente, este comportamiento, de carácter un tanto despótico, se suele transmitir de padres a hijos, pero se puede corregir “sometiendo lo que se da en función de lo que se recibe, y aceptando deportivamente la libertad de que los demás puedan ir a un ritmo distinto del nuestro”.
¿Qué se puede hacer?
. Variar las formas de agradecimiento. No decir “gracias” suele romper la comunicación: nos negamos a reaccionar ante las palabras del otro y nos encerramos en nosotros mismos. Entonces, ¿cómo podremos mantener esa relación? Expresando nuestras emociones:?“Me da una vergüenza horrible que me hagas este regalo”, “no creo merecer tantos elogios”...
. Aprender a hacer cumplidos. La dificultad de recibir a menudo coincide con la incapacidad a la hora de dar. Por eso es importante aprender a hacerlos. Nos volveremos menos desconfiados y la otra persona puede servirnos de modelo.
. Encontrar otros medios para expresar gratitud. Si, a pesar de todo, dar las gracias te resulta imposible, existen otras maneras de expresar reconocimiento: un movimiento de cabeza, una mirada cómplice o una sonrisa pueden decir tanto o más que las palabras. Y como nunca es tarde para dar las gracias, una palabra, un regalo o un sencillo cumplido son alternativas al “gracias” no expresado en su debido momento.

FRAGMENTO REVISTA ELLE , gran ejemplo para las personas con problemas de agradecimiento.


técnicas de tratamiento de ansiedad


¿Cuáles son las técnicas de tratamiento más habitualmente utilizadas?
La combinación de la terapia cognitivo conductual junto con ciertos psicofármacos, tiene efectividad en aproximadamente el 80 ó 90 por ciento de las personas con trastornos de pánico. Generalmente se suele apreciar una significativa mejoría aproximadamente 6 a 8 semanas después de haber iniciado el tratamiento.

Por otro lado, los psicofármacos que generalmente se utilizan en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, aunque no son curativos en ningún caso, pueden ser efectivos para mitigar los síntomas de la ansiedad, lo cual a veces es imprescindible y en este sentido favorecer la curación.

Dentro de las técnicas conductuales, una de las más utilizadas para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, es el entrenamiento en respiración diafragmática. Se trata de un tipo de respiración consistente en la realización de respiraciones lentas y profundas, que movilizan más el abdomen, haciendo trabajar más al diafragma y permitiendo así una mayor oxigenación en la parte inferior de los pulmones, pero que sobre todo aminora el exceso general de oxígeno provocado por la hiperventilación .

Cuando se produce la crisis de ansiedad, el organismo comienza a hiperventilar, es decir,  se realiza  la entrada de pequeñas cantidades de aire, a la vez que grandes cantidades de oxígeno que pueden provocar taquicardias, mareos y otros síntomas, como cosquilleo en los miembros periféricos, manos o pies, etc.
La terapia cognitivo conductual, pretende enseñar a los pacientes a interpretar los estímulos de forma diferente, es decir, a reaccionar de forma diferente en las situaciones y ante las sensaciones corporales que desatan los ataques de pánico y otros síntomas de ansiedad. Uno de los principales objetivos de la terapia cognitivo conductual, es enseñar al paciente a ver las situaciones de pánico de manera diferente, así como enseñarle distintos medios para reducir los síntomas de la ansiedad. Los pacientes aprenden a comprender la forma en que su manera de pensar contribuye a sus síntomas y cómo cambiar sus pensamientos con la siguiente técnica: Se le pide al paciente que dé vueltas en un mismo lugar hasta que se maree. Esto hará que se familiarice con el síntoma del mareo, no asociado al ataque de pánico. Cuando sin embargo, el paciente esté ante una crisis comenzaría a pensar: "me voy a morir", sin embargo, habrá aprendido a reemplazar ese pensamiento incorrecto, por otro más apropiado como "no es mas que un pequeño mareo y puedo controlarlo".
Otra técnica que se usa en la terapia cognitivo conductual, conocida como desensibilización sistemática, consiste en exponer poco a poco a las personas a la situación temida a consecuencia del trastorno de pánico, hasta que lleguen a hacerse insensibles a ella. Cuando la crisis de pánico se desencadena más de una vez en un mismo lugar (por ejemplo en un gran almacén), en ocasiones ocurre que este sujeto desarrolla además, una fobia específica a ese lugar, es decir, es incapaz de entrar en cualquier gran almacén. En estos casos suele ser efectiva esta técnica, que básicamente consiste en la exposición gradual del paciente a la situación. Esta técnica debe ser guiada y dirigida por un especialista (psicólogo generalmente), que sepa exactamente cómo, en qué momento y en qué medida hay que exponer al sujeto a la situación.
Sin duda, lo peor que se puede hacer es intentar evitar esas situaciones en las que uno cree que podría suceder la crisis. Esa conducta podría llegar a producir lo que se llama agorafobia, que la podríamos definir como el miedo que se tiene a padecer una crisis de ansiedad o ataque de pánico en situaciones de indefensión, es decir, en aquellas situaciones en las que el sujeto se siente desprotegido por completo. Esto, no sólo no solucionaría el problema, sino que por el contrario lo acrecentaría.




Tu profesión condicionada por las hormonas sexuales

¿Médico?¿Profesor?¿Psicólogo?¿Periodista? ¿Trabajador social?

Psicólogos de la universidad de Penn Stattes (EE.UU) afirman que las hormonas
sexuales condicionan  la profesión que elegimos.



Nuestras hormonas condicionan , el interés mostrado por carreras universitarias
 basadas en trabajo con contacto directo  o no con personas.
Estudiando las diferencias de pacientes femeninas con Hiperplastia suprarrenal
congénita (HSC),una enfermedad génica que genera una superproducción de
andrógeno( Hormona sexual masculina).
La Investigación reveló que estas mujeres preferían estudiar carreras relacionadas
con "cosas"(Ingeniería , Matemáticas,Carreras Tecnológicas).
Las mujeres sanas y por lo tanto con niveles normales de segregación de hormonas
sexuales preferían carreras en contacto con personas (Magisterio , psicología ,
derecho,enfermería..)
Mientras que los hombres optaban más por (pilotos ,físico,ingeniero)

¿Por que nos comportamos de distinta manera en grupos o solos?

El llamado "Efecto discontinuidad individuo-grupo "parte de  la observación de que las personas no se comportan de la misma manera  cuando forman parte de un grupo que cuando actúan solas.
En el juego (el dilema del prisionero) , se comprueba perfectamente como existe diferencia entre la actuación individual o en grupo.
La conducta de dos personas en nombre de un grupo se orienta más a una respuesta competitiva , ya que el grupo respalda  y apoya esta conducta por defender el interés grupal.
Mientras que cuando las personas actúan en nombre propio y a titulo individual tienden a decantarse por la respuesta cooperativa.



Fuente :Asignatura , Psicología social

miércoles, 19 de octubre de 2011


Estrés y ansiedad



Las causas de  una sociedad con prisas!!


El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o ansioso.
La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La fuente de estos síntomas no siempre se conoce.

El estrés es una sensación normal que, en bajas dosis, puede ayudarlo a uno a hacer las cosas. El estrés no afecta a todo mundo de la misma manera.
Muchas personas sienten síntomas de estrés en el cuerpo. Usted puede experimentar dolor abdominal, dolores de cabeza y dolor o tensión muscular.
Cuando usted está muy estresado, puede notar:
  • Una frecuencia cardíaca más rápida
  • Latidos cardíacos saltones
  • Respiración rápida
  • Sudoración
  • Temblores
  • Mareo
  • Boca seca
  • Problemas para deglutir
Usted puede tener dificultad para concentrarse, sentirse cansado la mayoría de las veces o perder los estribos con mayor frecuencia. El estrés también puede causar problemas sexuales e igualmente puede ocasionar problemas para conciliar el sueño o quedarse dormido y pesadillas.

Causas

Muchas personas tienen estrés cuando necesitan adaptarse o cambiar.
Los ejemplos son:
  • Empezar en un nuevo trabajo o colegio
  • Mudarse a una nueva casa
  • Casarse
  • Tener un hijo
  • Romper con alguien
Una lesión o enfermedad suya, de un amigo o de un ser amado es una causa común de estrés. Los sentimientos de estrés y ansiedad son comunes en personas que se sienten deprimidas y tristes.
Algunos fármacos pueden causar o empeorar los síntomas del estrés.
Estos pueden abarcar:
  • Algunos medicamentos para inhaladores usados para tratar el asma
  • Fármaco para la tiroides
  • Algunas pastillas para adelgazar
  • Algunos remedios para el resfriado
La cafeína, la cocaína, el alcohol y los productos del tabaco también pueden causar o empeorar los síntomas de estrés o ansiedad.
Cuando estos sentimientos suceden con frecuencia, una persona puede tener un trastorno de ansiedad. Otros problemas que pueden incluir estrés son:

Cuidados en el hogar

Lo que alivia el estrés no es igual para todos. Hacer ciertos cambios en el estilo de vida es el mejor comienzo.
Empiece por consumir una alimentación saludable y bien balanceada, al igual que dormir bien y hacer ejercicio. También reduzca la cafeína y la ingesta de alcohol y no use nicotina, cocaína ni otras drogas psicoactivas.
Encontrar maneras saludables y divertidas de hacerle frente al estrés ayuda a la mayoría de las personas. Usted puede aprender y practicar formas de ayudarlo a relajarse. Averigüe acerca del yoga, el tai chi o la meditación.
Tome descansos en el trabajo. No olvide equilibrar las actividades divertidas con su trabajo y sus deberes familiares. Programe un poco de tiempo libre todos los días. Pase tiempo con personas con las que usted disfruta, entre ellas, su familia.
Pruebe aprender a hacer trabajos manuales, tocar un instrumento o escuchar música.
Piense acerca de lo que podría estarle causando estrés. Mantenga un diario de lo que está sucediendo cuando usted tiene estas sensaciones.
Luego, busque a alguien de confianza que lo escuche. Con frecuencia, simplemente hablar con un amigo o un ser querido es todo lo que usted necesita para sentirse mejor. La mayoría de las áreas también tienen grupos de apoyo y líneas de ayuda que pueden servir.
Pregúntele al médico si cualquier fármaco o medicamentos que usted esté tomando pueden causar ansiedad.
Ver también:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a una línea de ayuda en caso de suicidio si usted tiene intenciones de quitarse la vida.
Las razones por las cuales usted posiblemente necesite buscar más ayuda son:
  • Tiene sensaciones de pánico, como vértigo, respiración rápida o latidos cardíacos acelerados.
  • Es incapaz de trabajar o desempeñarse en la casa o en su trabajo.
  • Tiene miedos que no puede controlar.
  • Está teniendo recuerdos de un evento traumático.
Fuente:http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003211.htm