Páginas

jueves, 8 de diciembre de 2011

La terapia en el Duelo





Todos, hemos atravesado un proceso de duelo o hemos tenido que acompañar a alguien que se ha encontrado en dicho estado o tendremos que hacerlo en un futuro.
En ocasiones, queremos ayudar a esas personas que sufren y nos sentimos impotentes porque no sabesmos cómo hacerlo de la mejor manera. 







A través de este artículo aprenderemos qué es un proceso de duelo, que podemos hacer y decir para que la persona que lo está viviendo se sienta mejor,  cómo hablar con la persona en duelo de lo que le está ocurriendo y por último, abordar un tema muchas veces olvidado.


El dolor por la pérdida de un ser querido es una de las experiencias más duras que los seres humanos tenemos que vivir. Es el precio del amor.
<<Nadie puede saber cómo reaccionará ante una pérdida hasta que no se encuentra frente a ella,pero se crece cuando se acepta el sufrimiento intentando comprendedlo surge una transformación. >>

"En el proceso de duelo, uno siente dolor de cuerpo, y dolor del alma; nos duele el pasado, el presente y el futuro, que en estos momentos vemos incierto".
Existe una amplia variedad de pérdidas: salud, vínculos afectivos, fases de desarrollo, bienes materiales, identidad personal, nacimiento, sueños y deseos, cultura, bienes humanos y espirituales y muerte de una persona (luto).

Nos centraremos en la pérdida de la salud y de un ser querido.


La pérdida de un hijo es considerada en todas las culturas un hecho antinatural, una inversión del ciclo biológico normal, y por emocionalmente inadmisible. 
La pérdida física de una extremidad,representa la pérdida de una parte de uno mismo,y representa, por tanto, reacciones de duelo. Según el impacto emotivo, desde el punto de vista de su identidad, sexualidad, dignidad personal , relaciones familiares, etc..., tiene un significado que trasciende los factores funcionales o estéticos. Cualquier límite físico son percibidos como una amenaza al propio bienestar.



La última pérdida: la muerte
De todas las separaciones, la muerte es la más temida tanto si nos concierne a nosotros mismos como a una persona querida. El don del nacimiento comporta la inevitabilidad de la muerte como parte integrante de la vida.
1. OBJETIVOS TERAPÉUTICOS
La terapia del duelo, tiene 3 objetivos:

a)Facilitar la expresión de sentimientos inhibidos hacia el difunto.
b)Facilitar la expresión de las circunstancias que condujeron a la pérdida y el relato de las relaciones con el difunto.
c)Lograr a partir de los dos puntos anteriores la activación cognitiva de procesamiento de informaciones previamente excluidas.


2. EL PROCESO DE INTERVENCIÓN

1ª Alentar al paciente a que hable de las circunstancias que condujeron a la pérdida, su reacción a esta, y el papel que cree que desempeñó en la misma (atribuciones).
2ª Alentar al paciente a que hable de la persona perdida y su historia relacional con ella, con todos sus altibajos. Se puede utilizar apoyos físicos (fotografías y otros recuerdos) para esta labor.
3ª Una vez que va cediendo la idealización de la relación, se pueden examinar las situaciones relacionales que produjeron cólera, culpa, anhelo, o tristeza inhibida, e introducir alternativas a su conceptualización (diríamos desde un punto de vista más reciente: retribuciones y construcciones alternativas).
En general el terapeuta puede seguir esta secuencia. 
3. TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN

  A. TÉCNICAS CONDUCTUALES:

Su objetivo básico consiste en reducir la tendencia del sujeto a la evitación de recuerdos dolorosos (eventos, pensamientos, sentimientos, etc.) y situaciones que provocan ansiedad para que la persona pueda procesarlas y habituarse a ellas.
PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES DE DOMINIO-AGRADO: Por ejemplo reemplazar las visitas al cementerio por actividades potencialmente agradables; pasear por el parque , salir en compañía de amigos, pareja ,etc..
EXPOSICIÓN SIMBÓLICA: Por ejemplo ordenar una habitación como si el paciente viviera los momentos previos a su propia muerte; o imaginarse rodeado de los seres queridos, despidiéndose de cada uno de ellos antes de morir.
EXPOSICIÓN Y PREVENCIÓN DE REPUESTAS DE EVITACIÓN: Consiste en verbalizar los recuerdos vivenciales en relación al difunto sin evitar tal tarea. En cierto modo la "asociación libre" aplicada a esta tarea tendría la misma función.
LA AMPLIFICACIÓN DE SENTIMIENTOS: Consiste en la expresión de sentimientos positivos o negativos hacia la persona desaparecida, de forma más o menos dramatizada.

JUEGO DE ROLES:


Psicodramatizar o representar escenas relevantes, y a menudo conflictivas, respecto a la relación con el difunto, de modo que se puedan experimentar cogniciones y emociones relevante y que han sido evitadas. Se puede emplear el procedimiento de la "silla vacía" de la Gestalt.




B. TÉCNICAS COGNITIVAS:
Su objetivo es revisar la validez de la cogniciones y significados que el sujeto da a la experiencia de la pérdida; de modo que pueda realizar atribuciones mas ajustadas a la realidad y elevar sus expectativas de esperanzas a continuar su vida sin el difunto.
DESCATASTROFIZAR: Se trabaja las probabilidades reales de que sucedan eventos catastróficos si el sujeto afronta determinados recuerdos o situaciones. La exposición apoya la descatastrofización.

REATRIBUCIÓN: Se examinan las evidencias que el sujeto tiene para su culpa y se revisan las evidencias para explicaciones alternativas más plausibles (normalmente, atribuciones externas frente a internas).
AUTOACEPTACIÓN: Se trabaja con el sujeto sus exigencias y autocríticas por haber experimentado ciertos sentimientos hacia el difunto (p.e agresivos, odio, etc.) y se diferencia entre estos y la persona global.



4. Ejemplo de :CASO CLÍNICO 

Describe el caso de una mujer de 43 años cuya hijo había muerto 3 años y medio antes; después de su muerte, la paciente presentó insomnio con despertar matutino, irritabilidad y pérdida de peso, problemas que no habían respondido a un tratamiento intensivo psicofarmacológico. El tratamiento supuso cinco sesiones de exposición en fantasía, suponiendo un total de nueve horas. Las sesiones consistían en que la paciente imaginaba la pérdida de su hija, la manipulación de sus pertenencias y la visita a lugares que le recordaban su existencia. A los diez meses de seguimiento la paciente se encontraba muy mejorada, habiendo ganado peso, habiendo desaparecido la mayor parte de la pena mórbida, trabajaba a jornada completa y se había inscrito en diversos clubes, incluso en uno para jóvenes. Hay que apuntar que junto a esta actividad conductual: Ramsay trabajó con la paciente sus "monólogos interiores" (pensamientos automáticos y significados asociados) referente a su responsabilidad del evento y expectativas futuras.







Fuente:
http://www.psicologia-online.com/formacion/cursos/duelo/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están sujetos a moderación