Páginas

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Supermentes


Hace algún tiempo andaba navegando en la red leyendo artículos de psicología, hasta que "PLínn", encontré uno aparentemente típico pero con matices interesantes.

El artículo trataba como dice el título sobre "SUPERMENTES" y el ¿Por qué no somos más inteligentes de lo que lo somos?, pues bien en síntesis decía que el ser humano se esfuerza por tener mayor memoria, inteligencia y atención. Pero esto no nos convenía.

Entonces, yo pensé en ese momento, ¿Cómo no va a convenir, poder resolver un problema matemático interminable en cuestiones de segundo o tener una capacidad más elevada de atención en el estudio por ejemplo?, pues bien descubrí conforme avanzaba las causas del porqué no podríamos ser más inteligentes.
Sería muy fácil relativamente aumentar el cerebro así como la capacidad craneal, problema resuelto pero... el cuerpo humano en especial el de la mujer no está preparado realmente para albergar dentro del un ser con un encéfalo y cráneo mayor, esto es, porque la cavidad de la pelvis solo puede aumentar unos centímetros en el parto y luego aunque quede ensanchada algo puede volver a cumplir su función. Aquella función que nos ha costado mucho conseguir como el género Homo Sapiens; el bipedismo.
Y es eso mismo lo que no podría ocurrir si la pelvis aumentara de manera tan considerable como para dejar pasar a un ser con una "supermente"y lo que eso conlleva, por lo que se tendría que cambiar la forma de caminar.

Pero después me surgió una nueva duda relacionada con todo esto; ¿Sería bueno crear fármacos o tomar anfetaminas que aumenten la capacidad de atención y memoria? y mi duda se vio resuelta rápidamente, ya que pensemos lo bueno que sería poder atender al estudio de un examen sin divagar en los problemas de la vida cotidiana , pero también esto repercutiría.
Sería muy trágico que conduciendo centráramos la atención en un cartel brillante o cambiar el canal de la radio.
De igual forma, la memoria juega un arma de doble filo. Tener buena memoria parece bueno pero está demostrado que personas con recuerdos muy vívidos en exceso tienen una vida difícil, como sería cantidad de personas con trastornos postraumáticos, en los que la persona no puede dejar de recordar un episodio horrible.




Por todas estas desventajas se piensa que no puede existir jamás una supermente, pero si podemos aprovechar la inteligencia que tenemos 
(unos más otros menos) y aumentar nuestras capacidades por nosotros mismos sin necesidad de fármacos o fantasías de superinteligencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están sujetos a moderación